El texto que rige a las Instituciones del sector bancario elevó de 7 mil 500 a 15 mil 500 unidades tributarias el tope de los préstamos a través de tarjetas o extra financiamiento.

Andreína Vargas

Banca podrá financiar pagos con tarjetas o extra créditos de hasta Bs 1,9 millones

Banca podrá financiar pagos con tarjetas o extra créditos de hasta Bs 1,9 millones Foto: Archivo

Caracas.- Dentro del nuevo grupo de siete normas  aprobadas vía Habilitante, que se conocieron este martes -cuando circuló la Gaceta Extraordinaria 6.154-  destaca la Ley de Instituciones del Sector Bancario.

El texto, aunque mantiene que la banca puede entregar hasta 20% del total de los depósitos en créditos al consumo (tarjetas de crédito y pago a plazos), aprobó un cambio en el monto que puede financiar a cada cliente.

De acuerdo con la norma -de 274 artículos- los denominados préstamos al consumo (créditos a corto plazo para la compra en establecimientos comerciales y cuyo pago se hace en cuotas consecutivas) ya no tendrán como monto tope de financiamiento 7 mil 500 Unidades Tributarias (Bs 952 mil 500), sino que  la cifra fue elevada a 15 mil 500  UT (Bs 1 millón 968 mil 500).

La medida supone que, por ejemplo, las compras con tarjeta de crédito podrán alcanzar ese monto tope, así como la adquisición de bienes haciendo uso de los llamados extra crédito, es decir, el préstamo adicional para adquirir bienes y servicios que no  afecta el límite crediticio del plástico.

En el articulado además  se ratifica que los préstamos a corto plazo son aquellos que deben ser cancelados en un  lapso  máximo de cinco años (incluye el financiamiento para la compra de vehículos), mientras los de mediano plazo tendrán una vigencia de 10 años y los de largo plazo, que superan la década.

Variantes

La nueva Ley por la que se rige  la estructura  financiera incluye otras modificaciones que impactan el funcionamiento del sistema, así como el acceso de los usuarios.

Es el caso del artículo 56, en el cual se formaliza que la banca pueda ofrecer la apertura de cuentas virtuales, como un producto con el cual se pueden captar depósitos, pero los titulares solo pueden manejarla a través de medios electrónicos, ya que no dispondrán de tarjetas o chequeras.

Otro elemento que afecta a los clientes es la supresión de su  participación en la elección del auditor externo. Aunque la anterior norma obligaba a que 20% de los usuarios votara en la selección de este funcionario, ahora la responsabilidad queda exclusivamente en manos de la Asamblea General de Accionistas de cada banco.

En cuanto al funcionamiento de los bancos, el artículo 121 excluyó a las instituciones públicas de efectuar el aporte  de 0,25% de sus depósitos al cierre de cada semestre al Fondo de Protección Social de los Depósitos (Fogade). 

Solo mantuvo la obligación en el caso de  la banca privada, la cual debe entregar 0,75% del total de sus  captaciones.

El sistema financiero  tienen 30 días continuos para presentar a la Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario, Sudeban, un plan de ajuste a la norma.
Mientras, el director de Econométrica, Henkel García, realizó una primera lectura  de los cambios.

Apunta que al incrementarse el tope del crédito al consumo, dando  un mayor margen para ajustar los límites de crédito a sus clientes,  también se puede elevar el riesgo en la recuperación del préstamo, ya que los usuarios podrían endeudarse más allá de su capacidad de pago.

Criticó que se excluyera a la banca pública del aporte a Fogade. Asimismo, García indicó que si bien el Ejecutivo  asume que ante una eventualidad está obligado a devolver a sus clientes los depósitos, la medida va en contra de un funcionamiento coherente y equilibrado del sistema financiero.