En las semanas antes de la llegada de tu bebé, hay varias cosas que debes hacer para prepararte. La organización y la limpieza de la casa y el nursery son sumamente importantes para que sean lugares funcionales y seguros.

Toma en cuenta los siguientes consejos:

• La limpieza profunda es una de las mejores cosas que puedes hacer. Pide a alguien que te ayude cuando tengas que usar limpiadores químicos para que no lo hagas tú estando embarazada.
• Desinfecta toda la casa, incluyendo los gabinetes de la cocina y el baño, y pasa la aspiradora por las alfombras.
• Prepara las mascotas para el encuentro con el bebé. Esto incluye alejar a los perros y gatos del área de la cuna, sin que se sientan ofendidos. Acostumbrarlos a las nuevas reglas.
• Compra una mecedora. Estas sillas ayudan a dormir al bebé en las madrugadas y te permiten relajarte mientras amamantas.
• Busca un área de la casa donde puedas colocar juguetes y una silla de comer sin que esté en medio del camino.
• Saca del alcance cualquier cosa que se pueda romper.
• Prepara la cuna de antemano.
• Lleva una cunita portátil a tu cuarto por la noche para que el bebé tenga donde dormir que no sea tu cama.
• Ten un bañito para el bebé en la casa.
• Prepárale su cuarto con belleza. Recuerda que pasará mucho tiempo allí.
• Coloca en el cuarto del bebé una mesa para cambiar pañales. Esto te ayudará a no romperte la espalda cambiando pañales en la cuna. Ten a mano cremas, toallitas y pañales de bebé.
• Coloca la ropa del bebé en su armario y gavetas de manera que quede todo organizado por tamaño.
• Compra protectores para los enchufes eléctricos.
• Ten cerca un basurero para los pañales.
• Coloca portones de seguridad en los lugares apropiados para que el bebé no se caiga por las escaleras cuando comience a caminar.
• Lava toda su ropa de cama con detergente hipoalergénico antes de colocarla en la cuna. Haz lo mismo con las cortinas de su cuarto y con su ropita.