El valor del mercado inmobiliario se mueve con números y datos astronómicos, al punto que la cifra manejada significa el 60% de activos de inversión convencional. Algo extraordinario, si tomamos en cuenta que el registro constituye un importante arsenal de la riqueza nacion

Vuelve a ser el sector residencial el de mayor peso a la hora de sacar las cuentas. Impresiona el 75 por ciento del valor total de la propiedad inmobiliaria global, casi 3 veces superior al PIB mundial.

Los cálculos de la consultora inmobiliaria internacional Savills, son claro

s: “El valor total de las propiedades inmobiliarias del mundo alcanzó la cifra de 217 billones de dólares (unos 200 billones de euros) en 2015”.

El sector residencial tiene la mayor extensión de propiedad con aproximadamente 2,5 miles de millones de hogares, y está más estrechamente vinculado con la riqueza de la población, i

ndica Savills, que además sacó las cuentas de la totalidad de los bienes raíces, incluidas los terrenos de explotación agrícola y forestal.

Si tomamos como referencia el valor del oro extraído en el planeta en todo el año es sencillo analizar el fenómeno. El preciado metal equivale a unos seis billones de dólares (5,5 billones de euros), y si lo comparamos con el valor del inmobiliario, el oro queda en ridículo en una proporción de 36 a 1, afirman algunos especialistas.

Yolande Barnes, directora de análisis global en Savills explica como incide el papel del sector en las economías de todo el mundo. “El valor total de la propiedad inmobiliaria excede -en casi un tercio- el valor total de las acciones negociadas a nivel global y de los instrumentos de deuda titulizada juntos”.

La experta añade que “el negocio inmobiliario se verá más afectado por las condiciones monetarias mundiales y por la actividad inversora; y a su vez, es el que tiene el mayor poder de impacto en las economías nacionales e internacionales.”

En los últimos años, el movimiento de la actividad inversora, y el aumento de capital para invertir han estado muy presentes en los principales mercados inmobiliarios. Este factor ha derivado en el incremento de precios en la mayoría de los casos.

Estadísticas de fuentes oficiales revelan que las casas constituyen el componente principal del valor global inmobiliario que asciende los 150 billones de euros. En el sector residencial se archivan cerca de 2.500 millones de hogares, indicador estrechamente vinculado con la riqueza de la población.

Países en constantes vías de desarrollo como China representan gran parte del valor total de bienes residenciales. El mayor peso de los mismos se encuentra en las naciones de la zona oeste del planeta, en especial en América del Norte, que a pesar de solo contar con el 5% de la población global, luce el 21 por ciento del estimado completo de los activos residenciales del mundo.

En nuestro continente, particularmente en Estados Unidos y Canadá, la tendencia dominante es más pronunciada en los mercados terciarios; mientras el territorio europeo supone una cuarta parte del valor total de activos. Asia y Oceanía contienen el 22%. Quedan rezagadas las naciones Sudamérica, Oriente Medio y África con sólo el 5 por ciento.

La cuantía de las propiedades comerciales de pequeño formato, ubicado en barrios y talleres de menos recursos no se incluyen en los cálculos antes mencionados, referentes a los mercados inmobiliarios terciarios; aunque significan componentes a tener en cuenta en el propio crecimiento económico, especialmente en zonas en vías de desarrollo.

En cuanto al valor de las tierras agrícolas y forestales, estimados en 24 billones de euros, la parte más significativa es propiedad de firmas no inversoras, las cuales tienen el objetivo de irrumpir definitivamente en las economías emergentes, en un sector con gran potencial de inversión.

fuente:bienesraicesamerica