En algún momento el empleo fue definido como el conocimiento aplicable y necesario del trabajador para desempeñar un conjunto de tareas, condicionado solo a la acción ejercida sobre las tareas, viéndolo como un requisito para cubrir nuestras necesidades; pero que mejor que enamorarnos de nuestra profesión y conectarla con nuestra vocación.

El amor a la profesión despierta nuestros dones ocultos, el sentir entusiasmo por lo que hacemos, interés por saber que hay más sobre ella, cierto placer al ejercerla y plenitud por cubrir nuestras expectativas, nos llena de energía, nos emociona y nos satisface, puesto que hacemos lo que amamos y amamos lo que hacemos.

Consejos para tener un mejor desempeño en nuestra entrega laboral:

■"Llega al trabajo con entusiasmo."Es fundamental sentir entusiasmo por lo que se hace para tener un buen rendimiento, ya que te hace sentir bien, aumenta tu motivación y de cierta forma logra que disfrutes lo que haces.

■"Mantén buenas relaciones con tu jefe y compañeros."El tener una relación sana con tus compañeros de trabajo puede hacer que tu trabajo sea más placentero, de lo contrario, tener pequeños percances puede llenar tu día de estrés.

■"Establece metas y organiza tu tiempo."Persigue metas alcanzables, tratando siempre de obtener los mejores resultados; de la misma forma organiza tu tiempo, utiliza agendas y establece horarios para las actividades planeando lo que vas a realizar en el día.

■"Haz lo menos agradable o lo más difícil primero. Al iniciar la jornada tus niveles de concentración son mejores y tienes más energía, dando como resultado la solución de los temas difíciles con mayor rapidez y efectividad.

■"Ordena tu lugar de trabajo."Mantén tu área de trabajo conforme a tus intereses y a tu personalidad. Es difícil ser eficiente si tu lugar esta desordenado, el único propósito de trabajar en un lugar ordenado es facilitar el desempeño y creatividad.

■"Controla las interrupciones."Si alguna actividad necesita de mucha concentración lo ideal es reducir al máximo las interrupciones; pon el teléfono en silencio y deja en claro tu necesidad de tranquilidad. Si es necesario haz un letrero de “no molestar”.

■"Duerme a tus horas y alimentate bien."Para que el cerebro tenga un mejor rendimiento, debes tener un control sobre el descanso, alimentación y el ejercicio, siendo las actividades fundamentales para un cuerpo sano.

■"Tómate un tiempo."Por último, entre tus actividades diarias no olvides incluir pequeños recesos para distraer un poco tu mente y que tu cuerpo tome energías.

El secreto de disfrutar y amar tu trabajo no está en cambiar de puesto sino de actitud; si tienes que trabajar lo mejor es disfrutarlo, lo que resultará en un desempeño sano y proyectos de calidad.

fuente:utelblog