"

Las grandes mansiones en Miami-Dade se devalúan con el tiempo; y ya los registros astronómicos en el mercado parecen ceder espacio. En este 2016 "apenas una propiedad de Coral Gables, que perteneció a Cher, se ha vendido por $ 23.46 millones, la segunda más alta desde enero.

Con más de "12 mil pies cuadrados, la mansión ubicada en el exclusivo enclave de Playa Tahití de Cocoplum, tiene todo lo que un millonario necesita: siete habitaciones, una piscina, jardín, muelle de 52 pies sobre la Bahía de Biscayne. "El agente Judy Zeder de EWM Realty International, expresó que es una casa que siempre encontrará un comprador porque desde ella se puede disfrutar de las mejores vistas de Miami.

En abril la propiedad se sitúo en el mercado por "$ 28 millones. En los registros públicos se registra que "Adrianne Mittentag, quien junto a su marido, ya fallecido, pagaron por la vivienda solo $ 2.32 millones, hace casi una década. El matrimonio reconstruyó totalmente el espacio 4 años más tarde.

El más reciente" acuerdo por el inmueble benefició a los compradores John Byrne y Yife Tien, este último fundador de una escuela de medicina con fines de lucro en Colorado."El mercado de las casas de lujo ha visto pasar sus mejores días, pues la inestabilidad de dólar ha mellado el poder adquisitivo de los extranjeros; por tal razón, las ventas de viviendas cayeron un 10.4 por ciento en Miami – Dade en mayo, según la Asociación de Agentes Inmobiliarios.

Este año el registro más alto de venta en la ciudad del sol resultó "un acuerdo de $ "34.6 millones de dólares por la propiedad histórica La Brisa en Coconut Grove, en "junio último. "También el" magnate Russell Weiner removió el mercado a principios de este mes al desembolsar "cerca de $ 20 millones para hacerse de "una mansión en Miami Beach.