No solo los niños cambian a medida que se hacen mayores, también tienen que hacerlo sus habitaciones. Con la adolescencia surgen nuevas necesidades que harán imprescindibles una serie de elementos en la decoración de su cuarto. Escúchales, alíate con ellos y ayúdales a crear un espacio que sientan como propio y en el que puedan descansar, estudiar y compartir su tiempo libre con los amigos.

"

Streeterville Apartment II

Hazles partícipes de la decoración de su dormitorio."Aunque es necesario asesorarlos correctamente y marcar límites, para conseguir que la decoración de su habitación se convierta en un proceso entretenido con el que ellos se sientan a gusto con el resultado final, lo más adecuado es que participen activamente en cada decisión, ya que el diseño y distribución de su espacio tendrá que reflejar su propia personalidad, algo muy importante a partir de esta edad.

Concédeles cierta libertad para elegir los colores, tipo de mobiliario y complementos. Aunque en ocasiones pueda costarte reprimirte, negocia solo con ellos"si puedes"las decisiones que consideres más desafortunadas."El factor más importante que en cualquier caso debe primar es que su habitación sea funcional y cómoda.

Los colores más adecuados. Su elección será fundamental para transmitir una sensación u otra. A continuación te resumimos las gamas de color más habituales en un cuarto juvenil y con qué criterio han de elegirse:

El azul es un color ideal para adolescentes que precisen calma y relajación. Perfecto también para las zonas de estudio, pues favorece la concentración.

Aunque el rojo puede parecer demasiado agresivo, bien combinado con tonos neutros como el blanco y el gris les aportará fortaleza y dinamismo. Ideal para adolescentes con poca energía.

Utiliza el verde en tonalidades claras si tus hijos precisan de una dosis extra de relajación.

La gama de los rosados y violáceos resulta una opción idónea para los adolescentes que necesiten potenciar su lado más creativo y la capacidad de comunicación, debido al simbolismo que los caracteriza: feminidad, fantasía y misterio.

El amarillo debería quedar relegado a utilizarlo en pequeños detalles en la zona de descanso, aunque es cierto que se trata de un buen color para el área de estudio ya que representa el intelecto, fomenta la actividad mental y la creatividad.

GREENE STREET LOFT

Diseña y distribuye la zona de estudio ideal."A medida que se hacen mayores, la zona de estudio va adquiriendo una mayor importancia, por lo que es fundamental tratarla como algo primordial. Si dispones de una superficie generosa, procura que la mesa no esté situada junto a la cama. Evitarás distracciones y la tentación de tumbarse a descansar cuando están estudiando. Del mismo modo, intenta ubicar el escritorio cerca de la entrada de luz natural pues mejora su rendimiento académico y es bueno para su vista, uno de los factores que más perjudican e impiden la correcta concentración.

Completa su área de trabajo con estantes, librerías y cajoneras de modo que puedan tener a mano todo aquello que necesitan para estudiar cómodamente, sin tener que levantarse. No te olvides de la silla, los adolescentes necesitan estar muchas horas sentados frente al ordenador y los libros, por lo que es fundamental que se sientan cómodos. Elige un modelo ergonómico con reposabrazos y altura regulable que facilite una postura correcta.

Onside | Vividenda GM

Un dormitorio bien iluminado."Como en cualquier otra estancia de tu casa, la iluminación aquí también resulta un factor imprescindible. Sigue los tres conceptos básicos de iluminación para que esta resulte equilibrada: general, ambiental y puntual.

La iluminación general es la luz principal, con la que podremos desplazarnos con facilidad y comodidad por toda la estancia. La ambiental es la que genera un tipo de atmósfera en concreto, no es tan funcional como la anterior sino más bien decorativa. Por último, la iluminación puntual debe ser directa y clara, y tiene como finalidad iluminar una zona de trabajo o actividad concreta. En el caso de los dormitorios para adolescentes, podría ser la que se utiliza para iluminar el área de estudio. Para ello, elige una lámpara orientable que permita deshacerse de posibles sombras que molesten o impidan una correcta concentración.