74

Para particulares y profesionales,"los últimos años han sido toda una revolución en el marketing inmobiliario gracias a Internet. Algunos profesionales aún recuerdan como lo importante era hacer un bonito anuncio para el escaparate de su inmobiliaria o un texto telegráfico atractivo para los anuncios por palabras de los diarios. Parece que hablamos del pleistoceno, pero fue casi ayer

Las inmobiliarias recuerdan también cómo antes los días “fuertes” eran los sábados o domingos, en los que el cliente llamaba y ampliaba información e incluso visitaba la vivienda, algo que ya no está tan marcado porque"Internet abre todos los días a todas horas

Pero la revolución tecnológica y en especial Internet y"los portales inmobiliarios han creado un cliente inmobiliario nuevo y más sofisticado"al que hay que atraer también de una forma diferente

1. Hoy el mercado es el mundo

El cliente puede estar físicamente en cualquier parte, analizando las propiedades que ofrecemos a través de Internet

Cualquier persona puede estar viendo tu vivienda en cualquier parte del mundo"

2. El cliente ya puede investigar todo sobre la vivienda

El potencial cliente puede optimizar su búsqueda, emplea menos tiempo en ver más viviendas y las puede conocer sin tener que visitarlas. Incluso puede dejar alertas para que"le"lleguen avisos de rebajas de precios, ver fotos, visitas virtuales y comunicarse con el vendedor de forma rápida mediante correo electrónico

Ofrecer una buena imagen con los anuncios de Internet es vital para tener éxito en la venta. Igualmente, atender todas las llamadas o correos de forma rápida y eficaz se torna muy importante para cerrar la operación

la visitas virtuales que"mejoran el anuncio y que le da mejor posicionamiento en los listados. Además, cuenta con un equipo de comerciales"a disposición de los clientes profesionales para ayudarles a planificar sus acciones

3. Del escaparate al monitor

“Hace 20 años las opciones consistían en redactar y publicar el aviso, ubicar un cartel en el mismo punto de venta, y anunciar la propiedad en el escaparate de la inmobiliaria”. Un alarde de recursos era hacer folletos, avisos, carteles y otras piezas de comunicación que se pegaban en farolas o repartían por la calle o en los parabrisas de los coches

Hoy además de esperar sentados en el escritorio esperando a que alguien llame o entre gente,"podemos ser más proactivos con e-mailings, los newsletters o blogs, que permiten establecer una comunicación muy fluida con los compradores potenciales por poco coste

4. El comprador potencial se ha sofisticado

El comprador ve muchos más apartamentos o casas"y dice “éste si” y “éste no” en cuestión de segundos. Por ello, es fundamental tener anuncios claros, concretos y actualizados. Las webs deben cargar rápidamente y deben ser navegables y a poder ser bien accesibles por los buscadores. Eso se consigue en los portales inmobiliarios, optimizados para ello, en lugar de tratar de hacer la guerra por su cuenta. No obstante, una web personal de la vivienda para ampliar información enlazada desde los portales nunca está de más

5. Al nuevo cliente no le gusta esperar

“La atención ante una llamada o mail debe ser excelente” porque un cliente que llega a través de las nuevas tecnologías no desea esperar demasiado."Si el cliente potencial envía un mail de consulta, debe recibir una respuesta dentro de las 24 horas

Por lo tanto, en las inmobiliarias"hay que asignar recursos y personal"para generar y enviar newsletters periódicos y subir toda la información recibida por parte de los interesados a los portales. Los particulares también deben esmerarse, ya que la operación de vender una casa debe ser tomada casi como un trabajo, ya que sus ingresos son importantes

6. Informar bien al cliente

La inmobiliaria debe asegurar al comprador potencial que están dadas todas las condiciones legales y de calidad necesarias para efectuar la operación, la inmobiliaria debe analizar quién está detrás de cada proyecto. Es su propio prestigio el que está en juego, señala yanko

7. Entrenar a los vendedores

“Es fundamental – y en este punto las cosas nunca van a cambiar – entrenar al personal de la inmobiliaria, tanto en el uso de las nuevas tecnologías como en la gestión de venta o la atención que se desea brindar. Porque todos los pasos previos que describimos terminan – o eso es lo deseable- en un contacto cara a cara”, señala. Y es que además, uno siempre debe preguntarse: ¿es normal la cifra de ventas de mi inmobiliaria?

“Si la sucursal virtual” promete una cosa y la sucursal real brinda otra … ¡Estamos en problemas!”, "Es decir,"“las nuevas tecnologías por sí solas no garantizan el éxito si no están acompañadas por la capacidad humana”

fuente:tuapartaco